¿Cuáles son las diferencias entre Cultura Analítica, Cultura Data-Driven o Cultura de Datos?

La mayoría de veces se utilizan intercambiablemente expresiones para definir una cultura analítica como: cultura guiada o impulsada por datos (data-driven culture) o simplemente, cultura de datos <Especialmente, cuando nos referimos a la mentalidad compartida que reconoce a los datos como el propulsor hacia procesos de toma de decisiones más objetivos y eficientes para crear un valor a partir de los datos y los análisis>. En esencia, todos aquellos términos no son más que una referencia a un mismo tipo específico de cultura organizacional relacionado a los datos.

Si analizamos a detalle, podemos decir que una cultura data-driven se define por el seguimiento de un conjunto específico de valores, comportamientos y normas que permiten una analítica de datos eficaz. Estos, normalmente son descritos por la alta dirección y son seguidos por la mayoría de los individuos de una organización. Además de estos valores, comportamientos y normas, usualmente se requieren nuevos roles para impulsar una cultura data-driven, como: el Chief Data Officer (CDO) o su equivalente, desde la administración y la gobernanza de datos. Consecuentemente, este tipo de culturas puede implicar cambios en las estructuras organizacionales, siempre y cuando estos sean coherentes con el sistema de valores vigente.

Por otro lado, para Microsoft, una buena “cultura de datos” es aquella en la que cada equipo y cada individuo está capacitado para hacer grandes cosas gracias a los datos que tienen a su alcance. Esta definición hace mucho hincapié en la democratización de la información. Asimismo, analizando otras definiciones, podemos notar que un gran número de organizaciones hacen un énfasis en las herramientas y métodos robustos para hacer que el análisis de datos sea consistente y repetitivo.

Particularmente, me identifico más con el término de cultura analítica porque coloca en el centro de la cultura a las personas, al ser ellas quienes deben hacer las preguntas difíciles y desafiar el sistema actual. Además, se resalta el desarrollo de habilidades que van a ser un diferenciador clave entre profesionales, desde la perspectiva del futuro del trabajo, como: el pensamiento crítico, la capacidad de análisis y la alfabetización de datos, para lograr objetivos estratégicos. Por lo tanto, en esta línea de pensamiento, los datos terminan siendo el instrumento – por supuesto importantísimo – que respalda las decisiones, y no el fin.

Con todo esto, quisiera concluir que, aunque existen diversas definiciones y apreciaciones de: cultura analítica, cultura data-driven o cultura de datos, también hay algunos elementos en común que apuntan a una “especie” de consenso. Existe la posibilidad entonces, de que por ahora no sea crítico cómo nombremos o definamos a nuestras iniciativas de cultura organizacional con enfoque en datos, sino que sea más relevante el enfocarnos en entender aquello que hace única a cada una de nuestras culturas, y construir de forma abierta, innovadora y participativa nuestro propio modelo orientado a aprovechar al máximo estos recursos intangibles que tienen las organizaciones: los datos.

¿Crees que tienes una definición especial o única que encaje con tu cultura organizacional?

¡Compártela con nosotros!

Fuentes de consulta:



Autor: Fernanda Aldrette

Especialista en el desarrollo de talento en ciencia de datos y una cultura analítica. Ha diseñado e implementado un gran número de programas de analítica de datos, big data e innovación para grandes empresas del sector bancario, financiero y retail en México, Ecuador y Bolivia. Actualmente, es directora general en handytec Academy.

Deja un comentario